¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– Quental no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador

 

Cada vez son más los compradores online que se decantan por el móvil o la tableta a la hora de comprar en Internet. Se han convertido en dispositivos imprescindibles para hábitos como la comparación de precios, la investigación sobre productos o la búsqueda de cupones, lo que supone un incremento de su elección por los consumidores como canal de compra.

Este 2016 se estima que las compras online hechas a través de ordenadores en España crecerán un 13%. Sin embargo, en los dispositivos móviles (mcommerce) lo harán en un 51%, cifra que lo sitúa entre los tres países que más crecerán junto con Italia (80%) y Holanda (57%). El dato de España está seis puntos por encima de la media de estimación de crecimiento en Europa (45%), y se sitúa muy por encima de países como Alemania (45%), Francia (44%) o Reino Unido (43%).

Los ingresos a través de dispositivos móviles para España en 2016 serán por valor de 2.260 millones de euros, dato que se ha multiplicado por seis desde 2013 (+511%), existiendo aún un gran potencial de crecimiento. Además, hay que destacar que 20 céntimos de cada euro (19,7%) de las ventas online en nuestro país este 2016 provendrán de los Smartphones y las Tablets. 

 

 

Quental ha podido acceder a estos datos a través del último estudio sobre eCommerce realizado por RetailMeNot, el cual ha analizado las ventas online en los ocho principales mercados europeos (Alemania, Francia, España, Italia, Países Bajos, Polonia, Reino Unido y Suecia), además de Estados Unidos y Canadá.

Este año en España, los compradores online a través de sus dispositivos móviles harán once compras, lo que supone un incremento de tres compras respecto al año anterior. El informe concluye con la siguiente afirmación: 3 de cada 10 compradores online españoles ha comprado al menos un producto o servicio a través del móvil en el último año. A día de hoy, España se encuentra por detrás de mercados maduros como Reino Unido o Alemania, pero muestra un gran potencial de crecimiento que mejora año tras año.

Además, la personalización y la geolocalización se convertirán en cuestiones clave en este sentido: el contenido personalizado alcanzará nuevos niveles de optimización, y se espera que el m-commerce saque un buen partido de las aplicaciones móviles basadas en la geolocalización.

 


 

 

 

La clave para saber la respuesta a la pregunta de cómo se están comportando los países de la Unión Europea en cuanto a “Economía y Sociedad Digital” hay que preguntar al DESI (Digital Economy and Society Index). Este índice, que elabora la Comisión Europea, evalúa 30 indicadores distintos para cada país. Hay una cifra que destaca: España escala dos posiciones en este ránking, pasando del puesto 17 al 15 de entre los 28 estados miembros.

El índice DESI se basa en cinco grandes pilares: conectividad, capital humano, uso de Internet, integración de la tecnología digital y servicios públicos digitales, e incluye 30 indicadores distintos. En el caso de España, una de las mejores notas la conseguimos cuando se trata de reutilizar la información (open data) para los servicios públicos digitales. De los 28 países evaluados, España es el cuarto país en crecimiento, eso significa que formamos parte del cluster de países “catching up. Esto quiere decir que estamos en el grupo de países que se están poniendo al día porque nuestra puntuación está por debajo de la media europea, pero que contamos con un crecimiento más rápido que el del resto.

 

 

Estamos ante una transformación fundamentalmente cultural. Las grandes empresas (de unos sectores más que de otros) se están ya adaptando a esta nueva forma de concebir el mercado y la innovación constante, no así muchas pequeñas empresas.

Pero aun estando en una etapa de crecimiento contínuo, en España poseemos dos debilidades clave que debemos tratar de mejorar. La primera es el tema de la conectividad: pese a que ha mejorado, resultará insuficiente a largo plazo. La UE debe estar preparada para satisfacer la demanda futura y facilitar la próxima generación de redes de comunicación (5G). En este sentido, la Comisión presentará a finales de año una revisión de la normativa de la UE sobre las telecomunicaciones.

La otra debilidad contra la que debemos luchar es la necesidad de mejorar las competencias digitales de la población. Aunque el número de graduados en ciencia, tecnología y matemáticas (CTIM) ha aumentado ligeramente en la UE, casi la mitad de los europeos (el 45%) carece de conocimientos informáticos básicos (p. ej., saber utilizar un buzón electrónico o herramientas de edición, o instalar nuevos dispositivos).

 


 

 

 

El deseo por obtener una infraestructura física o visualizada, es cada vez más fuerte. Los Data Center son capaces de sobrevivir a esta lucha, pero para ello deben ser diseñados con una visión futurista. Su infraestructura debe estar asociada al consumo sostenible de energía.

En ciertos casos, será necesario compartir información con espacios vitalizados, y en otros hasta será necesario reducir la actividad de los servidores vacíos para sostener las temperaturas de las cámaras y potenciar los procesadores.

Sea el Data Center propio o tercerizado, físico o virtual, su estructura y desempeño tiene la obligación de ser ágil, eficiente e inteligente. Por ello es tan importante que sus infraestructuras reúnan una serie de características para pasar a ser un beneficio para la empresa.

Para el futuro, los Data Center deberán hacer hincapié en aumentar su eficiencia energética sin sacrificar la disponibilidad, y para conseguir esto deberán contar con una infraestructura con componentes más eficientes en sus equipos.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad las empresas cada vez valoran más los servicios de Data Center en la nube, los cuales tiene replicados sus sites en distintas regiones y países, otorgándoles seguridad y mayor confianza. También está aumentado a nivel mundial la demanda por los centros de datos móviles, los cuales normalmente se implementan dentro de containers. Ejecutivos de diversas compañías comienzan a adoptar avances digitales, algunos de ellos son el análisis de datos masivos, los dispositivos móviles, las redes sociales o internet de las cosas, para modificar la estrategia con la que venden, sirven o se relacionan con sus clientes. Cualquier persona u organización puede hoy día convertirse en una gran corporación.

Por ello, para que los Data Center tengan una infraestructura del futuro existen 7 pilares:

  1. Las energías renovables deben ser cada vez en mayor medida sus fuentes de alimentación.
  2. Los sistemas de enfriamiento, deberán estar dimensionados para cumplir con el modelo operativo adecuado.
  3. El cableado de fibra optima y que todo esté conectado a wifi a altas velocidades.
  4. Un procesamiento alineado al negocio para hacer un análisis y diagnóstico de las operaciones dentro del Data Center.
  5. Los monitores automatizados, mediante una solución integral de DCIM.
  6. Los packs de alta densidad, siendo mucho más importante actualmente que el propio tamaño físico.
  7. La visualización, destinándose dos tercios de los cálculos de los centro a la nube para 2025.

 

Adoptar todos estos avances va a suponer una fuerte disrupción que crea ventajas competitivas, las cuales podrían suponer ventajas digitales, aunque por otro lado, podría suponer un retraso digital para aquellas empresas que no apuesten por la transformación.

Como conclusión, los centros de datos del futuro pasaran a ser fábricas de servicios, consumo y distribución sofisticadas relacionadas con el modelo TI como un simple servicio. Añadiéndole además que el planeta actualmente cada vez está más instrumentado, interconectado e inteligente.

 


 

 

El sistema de planificación ERP (Enterprise Resource Planning, siglas del nombre en inglés) se trata básicamente de un software desarrollado para el manejo eficaz de la información de las organizaciones y que permite tomar decisiones acertadas en los momentos oportunos.

En muchos sentidos, el sistema ERP que elija será el principal medio donde se unirán las distintas áreas funcionales de su empresa en un todo unificado. Al seleccionar e implementar una solución de software ERP, por lo general, se pretende mejorar la eficiencia y la transparencia de todos los procesos empresariales, que incluyen desde compras y abastecimiento, manufactura y control de inventarios hasta ventas y marketing, distribución y gestión de relaciones con los clientes.

La selección de un ERP no es algo que deba hacerse a la ligera. Hay que destinar recursos organizativos a su implementación, ya que el coste de una implementación deficiente puede ser abrumador. Desde Quentalgracias a nuestra experiencia y tras haber contrastado la información con distintos expertos de nuestra compañía, queremos compartir 5 criterios clave que deben ser considerados antes de decidirnos por un sistema ERP:

1. Capacidad de ampliación y/o flexibilidad del sistema

Lo primero de todo es tener en mente qué funcionalidades necesitará nuestra compañía a medida que transcurra el tiempo, referentes a su desarrollo o modificaciones. Es necesario mirar más allá de las funcionalidades estándares que ofrece un sistema y pensar con qué facilidad podrá adaptarse a las cambiantes necesidades de su empresa.

2. Testimonios o recomendaciones de clientes

El proveedor de un software ERP debe facilitar referencias de clientes para que se ponga en contacto con ellos y pueda conversar sobre todo el proceso de implementación visto desde dentro. Hay casos en los que un sistema ERP no cumplió con las expectativas y no se debió solo a que el software era deficiente; más bien algo salió mal durante la implementación.

3. Capacidad para admitir usuarios móviles

Un ERP debe ser compatible con el uso móvil y accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento. Cuando sus empleados se desplazan, pueden acceder a flujos de trabajo y datos clave para evitar estar demasiado tiempo fuera de actividad. Dar a los empleados la posibilidad de trabajar como, donde y cuando les parezca ha impulsado la productividad considerablemente. 

4. Costes a largo plazo

Es fácil quedar atrapado en los costes iniciales, pero realmente debería considerar el coste total de propiedad a largo plazo. Su sistema ERP debe estar configurado para reflejar un estado futuro de sus procesos empresariales, pues a medida que sus procesos evolucionen, tendrá que tener en cuenta los costes de formación y otros gastos relacionados.

5. Facilidad de uso y contextualización

Cada área funcional de la empresa trabajará diariamente con ciertos tipos de datos, mientras que otros tipos de datos no serán de utilidad. La experiencia del usuario debe poder personalizarse; es decir, cada usuario solo debería ver la información que le resulte más relevante por razones de simplicidad. Un buen sistema ERP será capaz de presentar la información correcta a las personas adecuadas en el momento oportuno.

 


 

 

La gran demanda de talento digital ha hecho que las empresas presten mayor atención a sus planes de employer branding para desarrollar su imagen como buen empleador y mejorar así su estrategia de atracción y retención de talento. Esto como una inversión al propio éxito de su compañía, ya que desarrollar el talento propio significa maximizar el potencial de la marca.

Transformarse digitalmente es también una transformación de negocio, y necesita que el proceso de reorientación de la organización esté liderado por el primer nivel directivo, poniendo en disposición proyectos para revisar la visión o la cultura de la compañía y, especialmente, para poner a empleado y cliente en el centro, mejorando su experiencia en todos los puntos de contacto con la empresa.

Precisamente, conocer el grado de madurez digital de las compañías ha sido el reto del 1er Estudio en España sobre la Transformación Digital de las empresas españolas. Este estudio ha sido realizado a través de encuestas a más de 100 compañías de nuestro país, y al cual han respondido más de 100 Directores de RRHH.

Los resultados de este estudio concluyen en distintas claves para desarrollar el talento digital en una organización:

  • Conocer los nuevos perfiles profesionales digitales. Es importante identificar las competencias clave, conocimientos, misión y funciones de cada una de las diferentes especializaciones que el mundo digital nos aporta: Digital ManagereCommerce Manager, Social Media Manager,  Analista Digital
  •  Conocer el grado de digitalización de nuestra empresa.  Es necesario hacer un diagnóstico inicial en nuestra compañía con un test de competencias, habilidades  y conocimientos digitales.
  • Preparar el Plan de Formación Digital.  Con el análisis del diagnóstico inicial podremos detectar carencias, necesidades, prioridades, niveles... Y podremos preparar un plan formativo adecuado a cada departamento, perfil...
  • Acompañar con un Programa Digital y Entornos de Aprendizaje.

Y por último, cabe destacar otra conclusión del estudio con la que en Quental estamos muy concienciados: la forma de reclutar de las empresas. Una gran mayoría de las empresas cuenta con un perfil activo de empresa en LinkedIn y trabaja con plataformas de empleo online. Fuera de LinkedIn, la gran mayoría opera a través de perfiles en redes sociales corporativos de la compañía, y no específicos de RRHH.

En Quental realizamos este reclutamiento digital, tanto de manera interna como en el Servicio de Outsourcing de Personal que proporcionamos. Tratamos de compartir nuestras ofertas de empleo tanto, por supuesto, en nuestra web como en los diferentes perfiles de redes sociales que poseemos: LinkedIn, Twitter y Facebook. Esto nos permite llegar a un mayor número de personas y que nuestras ofertas de empleo logren un mayor alcance. Somos conscientes de que para llegar a las personas y conseguir talento hay que estar cerca de ellas, adaptándose a los cambios tecnológicos del entorno y cambiando nuestra forma de actuar conforme a ello. He ahí nuestros 4 pilares: Talento, Flexibilidad, Innovación y Calidad.  

 


 

 

">