¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– Quental no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador

Todos hemos oído hablar del outsourcing y las numerosas ventajas que posee de cara a la empresa. Y es que el concepto de outsourcing -  o comúnmente conocido como externalizar – ha sido una actividad de siempre realizada por las empresas, y aún más en las que prestan servicios TIC como Quental, en las cuales otras compañías recurren a ellas para determinados servicios. La cuestión es que los modelos de gestión empresarial modernos favorecen la contratación de compañías externas que prestan servicios que antes hacían directamente el personal asalariado de la empresa, lo que hace que se incremente esta actividad.

Este servicio debe ser una oportunidad por ambas partes: tanto para la empresa que contrata el servicio como para la que lo ofrece. La empresa contratante se beneficiará de poder incrementar su productividad, ya que una de las principales ventajas del outsourcing es la posibilidad de centrar toda nuestra atención en el core de nuestro negocio. Y, por otro lado, las empresas que presten ese servicio tienen la oportunidad de ampliar su cartera de mercado e incrementar beneficios. Además, externalizar un servicio hace a la empresa más flexible a posibles cambios que puedan producirse: por ejemplo, en caso de movilidad geográfica no precisa de reubicar a la gente que tiene en un proyecto concreto personal externalizado, ya que no pertenece al equipo humano de la propia empresa, si no de la compañía que ofrece el servicio. También es un gran ahorro de costes por parte de la empresa que externaliza, y nos referimos a costes tanto tangibles (dinero, infraestructura) como intangibles (tiempo, espacio).

Todo ello requiere de un control constante por parte de la empresa de los servicios contratados. El hecho de realizar una actividad de la empresa fuera de ella nos obliga a un esfuerzo mayor en cuanto a atención a los procesos y resultados. Además, debemos tener en cuenta que un mal servicio proporcionado a un cliente por parte de una subcontrata estará visto por parte de dicho cliente como un error nuestro y no de la compañía subcontratante que proporciona el servicio.

El outsourcing puede ser tanto personal como operacional, y en Quental ofrecemos los dos tipos: ponemos a disposición del cliente tanto nuestro personal multidisciplinar para cubrir cualquiera de las necesidades que su empresa pueda necesitar en el ámbito de las TI como las mejores técnicas y herramientas de las que dispongamos, capaces de optimizar los procesos y aportar la máxima calidad en los servicios que prestamos.

 


 

 

En esta ocasión os traemos un artículo realizado por Adrián Infantes, Consultor BI en Quental, en el que nos habla acerca de qué es el Business Intelligence o Inteligencia de negocio y cómo afecta a la empresa.

 

“Business Intelligence (BI) o Inteligencia de negocio es, tal y como define la consultora Gartner, un término genérico que incluye las aplicaciones, la infraestructura y las herramientas y, por otro lado, las mejores prácticas que permiten el acceso y el análisis de la información para mejorar y optimizar las decisiones y rendimiento.

El BI trabaja de forma objetiva con los datos, proporcionándonos información útil y práctica a la hora de tomar decisiones para la mejora en muchos aspectos de nuestra empresa, pudiendo descubrir nuevos casos de éxito, direccionar otras propuestas para el mismo fin o mejorar otros proyectos en los que el foco no se encontraba bien definido, ya sea por innovaciones y cambio de tendencias en el mercado, por falta de conocimientos en el momento de análisis o cualquier otro motivo. Es el caso, por ejemplo, de las compañías telefónicas: cuando llega el verano, empresas como Vodafone (cliente de Quental) ofrecen promociones para poder tener más datos y minutos de llamada en sus teléfonos a un bajo coste. Porque es sabido por todos que en verano publicamos más fotos del tiempo libre que tenemos y cómo lo disfrutamos, o hablamos más con nuestro entorno que en otras épocas del año. Es un ejemplo de explotación de datos y análisis de parámetros como la edad y los consumos a lo largo de periodos distintos de tiempo para llegar a una propuesta de marketing.

Con los indicadores o parámetros que obtenemos gracias a la inteligencia de negocio podemos conocer mejor las necesidades de los clientes a los que prestamos servicio (por ejemplo descubrimos que los datos que nos solicitan tienen un gran impacto en relación a otros parámetros con los que no contaban/analizaban) o mejorar nuestro propio rendimiento, gestionar mejor los proyectos con los que contamos, obtener mayores beneficios, etc.

En los distintos departamentos de una empresa se acumulan diversos datos y en este sentido, el Business Intelligence puede realizar distintas aportaciones a cada departamento, siempre con el objetivo de integrar y optimizar la información disponible en la organización. Ejemplos de éstos departamentos son Marketing, donde el BI permite identificar más precisamente los segmentos de clientes y su comportamiento; Producción, permitiendo analizar el rendimiento de cualquier tipo de proceso operativo;  Económico-Financiero, para acceder a los datos de forma inmediata y en tiempo real; Ventas, para comprender al cliente y al mercado o RRHH, analizando los parámetros que más pueden afectar al departamento.

El desconocimiento de qué parámetros son más o menos interesantes en el estudio de un proyecto puede ser decisivo, por lo que conocerlos gracias a estas técnicas puede definitivamente cambiar el rumbo y la forma de trabajo, y con ello la viabilidad de dicho proyecto.”

 


 

 

Mucho se habla del Big Data en la actualidad, y no decimos nada nuevo si afirmamos que ésta tecnología está llamada a revolucionar la relación entre las empresas y sus clientes. En Mayo, la Fundación Innovación Bankinter publicó un informe llamado “Big Data, el poder de los datos”, donde expertos del Future Trends Forum analizan las claves y retos de un fenómeno que transformará la vida cotidiana del ciudadano. El problema es que la mayoría de estos datos, que son fruto de la creación de información masiva, están desordenados, por lo que no se puede sacar el mejor partido de ellos para las compañías. Ese volumen de datos con información no clasificada es lo que se conoce como Big Data, y el reto de todas las empresas es conseguir retenerlos, clasificarlos, lograr interpretarlos y, finalmente, transformarlos en herramientas para incrementar beneficios.

Además, según un sondeo realizado por Experian Data Quality y Dinamic Markets Limited, el 58% de los profesionales encargados de la gestión de datos en todo el mundo considera que conseguir información de calidad sobre los consumidores incrementa la eficiencia. Porque aparte de saber a qué público o target te diriges con tu negocio, es aún más importante incluso saber qué opinan estos de ti antes y/o tras su experiencia contigo. Y las redes sociales juegan en la actualidad un papel más que importante para/con los negocios: es una realidad el hecho de estar, por ejemplo, viendo un programa de televisión y a la vez comentarlo en directo a través de redes sociales como Twitter. Por eso es importante tratar de conseguir manejar la mayor cantidad de información posible y que afecta a tu compañía.

En este contexto la empresa alemana Jedox, de la que Quental es business partner, ofrece esta solución con su aplicación Social Analytics: gracias a ella podrás ver toda la potencia de la GPU de Jedox para procesar datos, y es capaz de analizar datos históricos, tendencias o análisis geográficos integrados en mapas, todo ello en menos de un segundo de cálculo. Una herramienta más que útil para gestionar toda la información que se vuelca en ésta red social y que puede ser de gran beneficio para nuestro negocio.

En cuanto a la clasificación del Big Data, para poder interpretar los datos en un contexto empresarial hay que tener en cuenta cuatro factores importantes según la Fundación Innovación Bankinter, que se podrían definir como “las cuatro V”:

Volumen: Es una consecuencia de las mejoras de las redes de comunicaciones y de las mayores velocidades de los accesos de banda ancha, pero una mayor cantidad de datos por sí sola no aporta un valor añadido. Es la causa que lleva a preocuparse por los otros dos factores.

Variedad: ordenar e interpretar diferentes tipos de datos a la vez genera enormes ventajas, como permitir crear perfiles más precisos de clientes potenciales para realizar campañas de publicidad y marketing segmentadas.

Velocidad: Una de las claves para poder almacenar grandes cantidades de datos de forma que sean útiles para la estrategia comercial es que la utilidad de toda la información que se conserva sea vigente.

Veracidad: La mayoría de los datos llegan en sucio, con campos que faltan o que son incorrectos, y "limpiar" estos datos puede ser la clave para generar valor.

 


 

 

Movilforum, Programa de Partners de Soluciones de Telefónica del que Quental forma parte, presentó en Mayo el estudio "Las soluciones digitales en la empresa española" en el que se vieron las tendencias y, sobre todo, la posición adoptada por las grandes empresas y PYMES frente al despliegue digital. Como afirman desde Movilforum: "La importancia de asumir tecnología y verse involucrado en la “nueva” ola digital, les da garantías (a Pymes y grandes empresas) y valor a sus productos, mejorando y valorando aspectos que hasta ahora tenían olvidados o desconocían".

Es el segundo estudio que realizan con este tema como protagonista, ya que el primero se realizó en 2013 y, tras el éxito obtenido, decidieron darle continuidad a esta iniciativa. 

Ahora, tras la presentación de dicho estudio, han decidido realizar una infografía que recoja los datos más relevantes del informe, y que quede de manera clara y concisa la información para todos.

Actualmente el Programa de Partners de Movilforum está formado por más de 100 Partners en España, y colabora con más de 500 empresas en Latinoamérica. Además, mantiene alianzas con los principales socios del sector TIC.

Entre esas 100 empresas españolas que lo forman se encuentra Quental. Gracias a su programa, esperamos favorecer el ecosistema con nuevas tecnologías, encontrar partners que nos ayuden a ofrecer mejores aplicaciones y, por supuesto, ofrecer nuestra experiencia a otras empresas dentro del programa.

Puedes acceder a nuestro perfil como Partner dentro de Movilforum haciendo clic aquí.

 


 

 

¿Quién no ha tenido problemas con el Wifi de su casa? A veces nos quedamos sin señal sin motivo aparente, o no llega con toda la potencia que debería… y después de haber contratado internet a máxima velocidad nadie quiere que le suceda esto. En muchas ocasiones no es problema de la compañía telefónica o de la calidad del servicio, si no que depende de algo más sencillo; a veces es tan simple como la misma ubicación del router en nuestra propia casa.

Lo primero de todo, hay que tener en cuenta qué es una señal WiFi: son ondas electromagnéticas que se propagan a través del aire, por lo que los objetos físicos podrían llegar a ser un bache. Y pese a que sus antenas son omnidireccionales y envían la señal de la misma forma en todas las direcciones, si no sabemos dónde y cómo ponerlo podemos estar perdiendo señal sin saberlo. Por ejemplo, un muro de carga opaco puede detener hasta el 100% de la señal, y otras ondas como las de un microondas pueden alterarla; un teléfono inalámbrico es capaz de reducir hasta un cuarto su potencial, y también teclados y ratones bluetooth, aunque su incidencia es menor.

¿Qué hacer para mejorar nuestra señal de WiFi? Teniendo en cuenta todos estos factores nombrados anteriormente, en Quental hemos querido elaborar una lista de elementos que dificultan la señal para el router y asimismo, daros consejos de dónde debemos ubicarlo.


¿Dónde no debemos ubicar el router?

Hay que tratar de colocarlo en sitios que no impidan el envío de señal, como dentro de los armarios de una casa o cerca de paredes opacas que limitan la señal hasta un 100%. Además, debemos posicionarlo cuanto más alto, mejor: los lugares bajos no son buenos amigos del WiFi. Y tratar de no situarlo cerca de equipos eléctricos del hogar que dificulten la propagación de la señal, como teléfonos inalámbricos o televisores.


Y, ¿dónde sí?

Lo primero que hay que tener en cuenta es la distribución de la vivienda que tengamos. En caso de ser de una única planta o hasta de dos, da igual dónde colocarlo ya que va a llegar igual a las habitaciones; pero si nuestra casa posee 3 pisos o más, lo mejor es ponerlo en el central para que llegue de igual modo a cada planta.
Una vez ubicado en la planta adecuada, es importante saber cómo situarlo dentro de ella. Las antenas del router deben estar verticales para que la señal se propague correctamente, tal y como aconsejan en la comunidad Movistar, formando un ángulo de 90º con respecto al suelo. Hay que evitar espejos, ventanas y demás materiales que puedan reflejar y que sean un obstáculo para las ondas que emiten.

También debemos asegurarnos de que nadie nos esté robando el WiFi, y para ello cambiar la contraseña cada cierto tiempo es una buena solución. O incluso cambiar las antenas por otras mejores y hasta el mismo router, ya que el que nos proporcionan las compañían suele ser de gama media.

 


 

 

">