¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– Quental no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador

¿Quién no ha tenido problemas con el Wifi de su casa? A veces nos quedamos sin señal sin motivo aparente, o no llega con toda la potencia que debería… y después de haber contratado internet a máxima velocidad nadie quiere que le suceda esto. En muchas ocasiones no es problema de la compañía telefónica o de la calidad del servicio, si no que depende de algo más sencillo; a veces es tan simple como la misma ubicación del router en nuestra propia casa.

Lo primero de todo, hay que tener en cuenta qué es una señal WiFi: son ondas electromagnéticas que se propagan a través del aire, por lo que los objetos físicos podrían llegar a ser un bache. Y pese a que sus antenas son omnidireccionales y envían la señal de la misma forma en todas las direcciones, si no sabemos dónde y cómo ponerlo podemos estar perdiendo señal sin saberlo. Por ejemplo, un muro de carga opaco puede detener hasta el 100% de la señal, y otras ondas como las de un microondas pueden alterarla; un teléfono inalámbrico es capaz de reducir hasta un cuarto su potencial, y también teclados y ratones bluetooth, aunque su incidencia es menor.

¿Qué hacer para mejorar nuestra señal de WiFi? Teniendo en cuenta todos estos factores nombrados anteriormente, en Quental hemos querido elaborar una lista de elementos que dificultan la señal para el router y asimismo, daros consejos de dónde debemos ubicarlo.


¿Dónde no debemos ubicar el router?

Hay que tratar de colocarlo en sitios que no impidan el envío de señal, como dentro de los armarios de una casa o cerca de paredes opacas que limitan la señal hasta un 100%. Además, debemos posicionarlo cuanto más alto, mejor: los lugares bajos no son buenos amigos del WiFi. Y tratar de no situarlo cerca de equipos eléctricos del hogar que dificulten la propagación de la señal, como teléfonos inalámbricos o televisores.


Y, ¿dónde sí?

Lo primero que hay que tener en cuenta es la distribución de la vivienda que tengamos. En caso de ser de una única planta o hasta de dos, da igual dónde colocarlo ya que va a llegar igual a las habitaciones; pero si nuestra casa posee 3 pisos o más, lo mejor es ponerlo en el central para que llegue de igual modo a cada planta.
Una vez ubicado en la planta adecuada, es importante saber cómo situarlo dentro de ella. Las antenas del router deben estar verticales para que la señal se propague correctamente, tal y como aconsejan en la comunidad Movistar, formando un ángulo de 90º con respecto al suelo. Hay que evitar espejos, ventanas y demás materiales que puedan reflejar y que sean un obstáculo para las ondas que emiten.

También debemos asegurarnos de que nadie nos esté robando el WiFi, y para ello cambiar la contraseña cada cierto tiempo es una buena solución. O incluso cambiar las antenas por otras mejores y hasta el mismo router, ya que el que nos proporcionan las compañían suele ser de gama media.

 


 

 

Cuando el problema eran los ordenadores y las malas posturas que adquirimos durante su uso con el consecuente dolor que causan, el resto de los aparatos tecnológicos que forman nuestro día a día como smartphones o tablets han venido para provocarnos las mismas dolencias. En la calle de camino a algún lado, en el metro, en casa, en la oficina…estamos continuamente usando estos dispositivos, y el simple gesto de agachar la cabeza para sacar, por ejemplo, el móvil del bolsillo y ver nuestras notificaciones ya es un peligro para la postura de la espalda. Y es que según un estudio publicado por la revista Surgical Technology International, la inclinación de nuestra cabeza 15 grados para ver el móvil provoca en el cuello una tensión similar de 12,25 kilogramos; con 45 grados, la fuerza asciende a los 22,2 kilos. Pero cuando bajamos la cabeza unos 60 grados, la presión ejercida sobre la parte superior de la espalda alcanza la friolera de 27 kilos. Este gesto, apodado con el nombre de “text neck” o síndrome del cuello de texto, fue llamado así por el doctor Dean L. Fishman, quiropráctico de la Universidad de Florida, y es un concepto que relaciona el dolor de espalda con el uso ininterrumpido del teléfono móvil.

                                                                                                                                                          Fuente: Surgical Technology

 

Según el estudio citado anteriormente, una persona pasa al menos dos horas y media mirando su smartphone al día. El doctor Kenneth K. Hansraj cuenta que al año cada persona acumula entre 700 y 1.400 horas de tensiones cervicales. A su vez, aconseja que la mejor postura se encuentra situando las orejas están perpendiculares a los hombros; es decir, con el cuello erguido y los hombros echados hacia atrás. Además está también el problema de los ojos, y el sobreesfuerzo que hacemos fijando la mirada cada día en las pantallas de los Smartphone, monitores o tablets. El Dr. Carlos Palomino, jefe del servicio de Oftalmología de Hospital Universitario Quirón Madrid, calcula que el rendimiento en el trabajo puede verse disminuido hasta en un 40% por la mala calidad visual asociada al síndrome del ojo seco, un problema que causa picor y enrojecimiento. Un cúmulo de malestares físicos que acaban pasando factura a la larga.


Es inevitable utilizar los dispositivos electrónicos en un entorno en el que el uso de internet es indispensable en nuestro día a día. Según los datos proporcionados por el informe La Sociedad de la Información en España 2014 y editado por la Fundación Telefónica, “el 93,5% navega todas las semanas y el 78,7%, todos los días, porcentaje que sube hasta el 88,9% en el caso de los jóvenes de 16 a 24 años”. Por ello, debemos tratar de adquirir buenos hábitos para no pagar las consecuencias en nuestra salud.


Desde Quental queremos dar algunos consejos para evitar estos dolores y que no vayan a mayores. Entre ellos está aumentar la distancia entre el móvil y los ojos, intentar no andar y mirar el móvil a la vez porque exponemos al cuello a un sobresfuerzo del que no nos damos cuenta (además de la peligrosidad de la situación en entornos como la vía pública), o que a la hora de usar ordenadores mantengamos la espalda recta en el respaldo de la silla, sin malas posturas y situando el monitor a la altura de los ojos. También es recomendable en este último caso hacer frecuentes descansos para andar un poco y descansar vista y columna.

 

 


 

 

Nuestro Business Partner Jedox (empresa alemana que es uno de los principales proveedores de soluciones de Business Intelligence) está cada vez más asentada en el mercado, y son muchas las compañías que eligen sus soluciones para su empresa por las numerosas ventajas que otorgan. Hoy traemos un ejemplo de ello con Banque CIC como protagonista de este Caso de éxito. Nos lo cuenta Javier Hernaiz, Gerente de Quental.

"La Banca tradicional empieza a apostar por Jedox. Banque CIC ha sustituido Qlikview por Jedox para acometer sus análisis financieros, aportando solidez, sencillez, transparencia, flexibilidad y agilidad a sus procesos. Y no estamos ante un outsider: El Banque CIC es propiedad de Crédit Mutuel, uno de los bancos mejor capitalizados de Europa, con más de 30 millones de clientes, una historia de 105 años y 6,1 millones de francos suizos en activos. Ofrece una gestión prudente, una diversa cartera de productos, y un servicio personalizado de la máxima calidad a sus usuarios. Podéis ver el caso de éxito en inglés aquí.

Es un ejemplo más de lo que venimos observando en los últimos meses: la simple mención a los Departamentos de Finanzas de las capacidades de Jedox hace que se interesen enormemente por este producto, incluso más que las áreas de TI.


¿Cuáles son las claves del éxito de Jedox?

Podríamos hablar de sus rápidos resultados, de su trazabilidad y auditabilidad, la eficiencia (tanto de tiempos como de recursos), o la independencia (por fin) del Departamento de Sistemas. Por no hablar del precio de las licencias, que es enormemente competitivo. 
Pero, en mi opinión, hay dos razones básicas que sobresalen por encima del resto, y que lo hacen mejor que sus competidores. Una, que se trata de una solución integral: permite conexiones nativas con los ERP’s, extraer los datos del transaccional, manejar y configurar las ETL’s, configurar los cubos OLAP y explotar los datos resultantes con gran facilidad. La segunda, que todo esto se puede hacer con gran comodidad por parte del usuario, puesto que la herramienta final que utilizará no es otra que… Microsoft Excel.

Sí, desde Excel, simplemente con una pestaña más, y centralizando el proceso. ¿Cuántos usuarios de Finanzas terminan por hacer sus análisis, presupuestos o planificaciones en Excel después de todos los complejos entramados de BI instalados por sus departamentos tecnológicos? 

La solución de Jedox hace que los usuarios finales puedan explotar sus datos así, de forma intuitiva, aprovechando al 100% la potencialidad de la herramienta que tanto y tan bien manejan día tras día. Y eso sí, eliminando de una vez por todas los de envíos de ficheros por correo electrónico, que tantos problemas de errores,  irregularidades, seguridad, confidencialidad e ineficiencia representan. Todo centralizado y auditado. ¡Ah! Y con la posibilidad de publicar los resultados para visualizar (o modificar) en Web o Mobile con un simple clic.

En Quental apostamos sin dudarlo por Jedox como solución integral de Self-Service BI & Performance Management basada en Excel. Por su innovación, eficiencia, eficacia, facilidad de uso… Y nuestros clientes también lo están haciendo."


¿No te interesa saber más? Ve todos nuestros servicios Jedox aquí

 


 

 

La semana pasada hablamos de la empresa Koiki y su presencia en la jornada Los Protagonistas del Internet del Futuro”, donde presentó su proyecto social y sostenible y del cual forma parte José Andrés Aliste, Director de Sistemas dentro del proyecto de Koiki y, además, Gerente de Quental.

Esta semana estamos de enhorabuena, y es que poco a poco Koiki va siendo conocida por la sociedad: recientemente, el programa de televisión de RTVE “Para todos la 2” ha entrevistado a Aitor Ojanguren y Lis Brusa, dos de los impulsores de Koiki. Y además de esta entrevista, ayer Koiki tuvo su hueco en la sección Personas que suman del periódico El Mundo. En ambas intervenciones nos detallan aspectos fundamentales del servicio, qué labor social buscan con él y, por supuesto, cómo disfrutar del servicio de Koiki.

Lo primero de todo es que los koikis han de tener tiempo y un lugar seguro donde guardar los paquetes, además un Smartphone para poder realizar la actividad. El proceso es muy sencillo: cuando una persona se dispone a comprar algo de manera online, a la hora de poner los datos para poder recibir el pedido en casa en vez de poner el correo electrónico personal, se ha de poner el del koiki. Una vez recibe el paquete, informa al cliente y éste le dice la hora a la que quiere el paquete en casa. El coste del envío es de 1,85 €. Pero no solo eso, si no que el proceso se puede hacer a la inversa, como cuenta Lis en la entrevista. Está la opción de enviar un paquete a otra persona a través de un koiki de nuestro barrio en vez de usar un servicio de mensajería. Este envío tendría un coste de 7,5 €.

Es un servicio muy interesante teniendo en cuenta que, como asegura Aitor, “el comercio electrónico mueve al año 50 millones de paquetes, y crece al 20% anual”. Por lo que si usáramos koikis en vez de mensajeros, conseguiríamos reducir notablemente la emisión de CO2 a la atmósfera, además de la ayuda social que ello conllevaría por el incremento de koikis. La labor de emprendimiento social que realiza la hace en dos sentidos: primero, tienen un compromiso con la mejora del medioambiente ya que los repartos se realizan en bicicleta o andando, lo que provoca una reducción de CO2 (estiman que con cada paquete se reduce medio kilo y dejan el cálculo de CO2 que llevan ahorrado en su página web para que los usuarios puedan ver el avance). Y por otro lado, está el compromiso con inserción laboral de colectivos vulnerables. Actualmente lo hacen con personas con discapacidad intelectual, pero no solo serán mensajeros así, sino que también quieren dar empleo al resto de personas y a otros colectivos vulnerables, como personas con necesidad de trabajar y que llevan tiempo en búsqueda activa de empleo.

Es importante saber que el peso por supuesto, está limitado: no es posible transportar andando o en bici un armario, por ejemplo. Ese límite de peso lo ponen los propios koikis que transportan los productos, ya que cada persona tiene una fuerza diferente.

Actualmente podemos encontrar el servicio de Koiki en Madrid (Torrejón de Ardoz, Moratalaz y Las Tablas), San Sebastián y Barcelona, pero la idea es llegar a tener un impacto sobre más de 100 mensajeros Koiki.

 


 

 

Pongámonos en la siguiente situación: acudimos a un establecimiento a tomar algo, elegimos qué consumir y cuando queremos proceder a pagar la cuenta… ¡vaya! Nos damos cuenta de que se nos ha olvidado la cartera. ¿Qué podemos hacer entonces? Una opción es echarle cara y si estamos con alguien, pedirle que nos preste el dinero y así salir del paso. En caso de estar solos, otra solución es salir corriendo del local, solución muy poco ética y con graves consecuencias. Y la más eficiente: pagar con nuestro teléfono móvil. Sí, no es ninguna locura y cada vez más personas eligen este medio de pago para sus gastos gracias a su rapidez, comodidad y ante todo (aunque no lo parezca), seguridad.

Más allá de lo que puede parecer, el pago por móvil es un medio muy seguro y práctico que puede hacerse de dos maneras diferentes: a través de las aplicaciones de los bancos o de las apps/monederos virtuales de los operadores. Eso sí, es necesario que Smartphone y terminal posean tecnología NFC (Near Field Communication) que permita que con solo aproximarlos, se haga una transacción de pago. Una vez asegurada esta tecnología, es importante saber que la opción de pagar se puede llevar activada o no, de tal modo que no sea posible usarla de forma accidental (lo que la hace segura). Además, para que se haga efectivo el pago hay que colocar Smartphone y terminal a pocos centímetros, no es posible hacerlo a distancia. Y en términos generales siempre estamos más pendientes del móvil que de la cartera ya que solemos llevarlo a mano, por lo que de la pérdida de un Smartphone nos percatamos antes que de la de la cartera, hecho que sigue añadiéndole seguridad al asunto. Pero pese a todo esto, aún no muchas personas están del todo dispuestas a usar este medio de pago.

Según datos recientes de MasterCard, únicamente el 6,2% de los españoles paga con el móvil en los establecimientos, hecho que contrasta por ejemplo con la población alemana, donde el 29% de los consumidores ya usan este medio de pago según un reciente informe de Bitkom, en especial los jóvenes. Todo ello pese a que en la actualidad, sólo el 8% de los terminales de sus comercios están adaptados a los pagos móviles.

No obstante y pese a que algunas personas aún son reacias a este cambio en el modo de pagar, se espera que este medio supere al pago habitual en 5 años según un estudio de VISA. En vista a estas previsiones, la compañía ya ha invertido más de 200 millones de euros en mejorar la seguridad de sus pagos móviles, hecho que aporta confianza al futuro de esta nueva tecnología. En España ya se puede pagar en algunos establecimientos con este método, como en todos los del Grupo Vips, y algunos bancos que dan la opción son BBVALa Caixa o el Banco Santander.

Después de la importancia y el poder que ha tomado el Smartphone en nuestro día a día, ¿por qué no confiar en él para hacernos, una vez más, la vida más sencilla

 


 

 

">