Cuando una empresa se decide a externalizar, los motivos que le llevan a tomar esa decisión son casi siempre los mismos: la búsqueda de ahorro de costes y la reducción de carga laboral de su plantilla, hechos que ya comentamos con anterioridad en un post de nuestro blog. Pero es cierto que no siempre las empresas encuentran el ahorro esperado en este servicio de outsourcing.

También hay que tener en cuenta que, frecuentemente, no se hace una previsión correcta de lo que se espera obtener más allá del ahorro de costes. Hay que hacer hincapié en mayor medida en aspectos como la eficacia de externalizar, refiriéndonos a la productividad de los recursos de los que se disponen.

¿El porqué de este hecho? En Quental creemos que esta situación es resultado de dos importantes factores: la tendencia a la integración de servicios en un proveedor de outsourcing generalista y la tradición de optar por un contrato de medios y no por uno de resultados.

En el mercado español contamos con el hecho de que es aún un mercado no maduro del todo, y conviven en él una elevada oferta de proveedores de un servicio, de multiservicios y de servicios integrados.

¿Está seguro entonces de que este modelo de externalización es el más eficaz para su empresa? ¿Tiene claro que todos sus servicios externalizados le aportan el retorno más alto en términos de ahorro, eficiencia y optimización de recursos? Teniendo en cuenta que cada organización tiene su modelo adaptado a su actividad, es evidente que la especialización en un determinado ámbito permite desarrollar un know-how esencial para abordar distintos aspectos de la empresa que hagan a la empresa obtener mayor productividad. Todo ello acarrea una mejora continua de la empresa y, consecuentemente, la optimización constante del servicio. 

Además, la especialización en un modelo de outsourcing provoca que el experto en este ámbito sepa perfectamente las necesidades de cada organización y cómo abordarlas en su entorno para sacar el máximo provecho de cada solución. Un proveedor de outsourcing especializado posee mejores cualidades sin duda que un generalista para proporcionar estas prestaciones a una organización.

La necesidad de reducir cargas laborales ha llevado a las compañías a externalizar personas (outsourcing personal) en lugar de servicios (outsourcing operativo) en contratos de corta duración. Para externalizar de modo eficaz, es necesario superar el anticuado concepto de contrato de medios para cumplir el contrato de resultados. Y sobre todo, buscar la eficiencia por encima de todas las cosas, y no tanto el ahorro en costes; como ya os comentamos en el anterior post, en Quental nuestro servicio de outsourcing busca ante todo la eficiencia, y conseguimos que así nuestro cliente se focalice en el core de su negocio.