Mucho se habla del Big Data en la actualidad, y no decimos nada nuevo si afirmamos que ésta tecnología está llamada a revolucionar la relación entre las empresas y sus clientes. En Mayo, la Fundación Innovación Bankinter publicó un informe llamado “Big Data, el poder de los datos”, donde expertos del Future Trends Forum analizan las claves y retos de un fenómeno que transformará la vida cotidiana del ciudadano. El problema es que la mayoría de estos datos, que son fruto de la creación de información masiva, están desordenados, por lo que no se puede sacar el mejor partido de ellos para las compañías. Ese volumen de datos con información no clasificada es lo que se conoce como Big Data, y el reto de todas las empresas es conseguir retenerlos, clasificarlos, lograr interpretarlos y, finalmente, transformarlos en herramientas para incrementar beneficios.

Además, según un sondeo realizado por Experian Data Quality y Dinamic Markets Limited, el 58% de los profesionales encargados de la gestión de datos en todo el mundo considera que conseguir información de calidad sobre los consumidores incrementa la eficiencia. Porque aparte de saber a qué público o target te diriges con tu negocio, es aún más importante incluso saber qué opinan estos de ti antes y/o tras su experiencia contigo. Y las redes sociales juegan en la actualidad un papel más que importante para/con los negocios: es una realidad el hecho de estar, por ejemplo, viendo un programa de televisión y a la vez comentarlo en directo a través de redes sociales como Twitter. Por eso es importante tratar de conseguir manejar la mayor cantidad de información posible y que afecta a tu compañía.

En este contexto la empresa alemana Jedox, de la que Quental es business partner, ofrece esta solución con su aplicación Social Analytics: gracias a ella podrás ver toda la potencia de la GPU de Jedox para procesar datos, y es capaz de analizar datos históricos, tendencias o análisis geográficos integrados en mapas, todo ello en menos de un segundo de cálculo. Una herramienta más que útil para gestionar toda la información que se vuelca en ésta red social y que puede ser de gran beneficio para nuestro negocio.

En cuanto a la clasificación del Big Data, para poder interpretar los datos en un contexto empresarial hay que tener en cuenta cuatro factores importantes según la Fundación Innovación Bankinter, que se podrían definir como “las cuatro V”:

Volumen: Es una consecuencia de las mejoras de las redes de comunicaciones y de las mayores velocidades de los accesos de banda ancha, pero una mayor cantidad de datos por sí sola no aporta un valor añadido. Es la causa que lleva a preocuparse por los otros dos factores.

Variedad: ordenar e interpretar diferentes tipos de datos a la vez genera enormes ventajas, como permitir crear perfiles más precisos de clientes potenciales para realizar campañas de publicidad y marketing segmentadas.

Velocidad: Una de las claves para poder almacenar grandes cantidades de datos de forma que sean útiles para la estrategia comercial es que la utilidad de toda la información que se conserva sea vigente.

Veracidad: La mayoría de los datos llegan en sucio, con campos que faltan o que son incorrectos, y "limpiar" estos datos puede ser la clave para generar valor.